Pasar al contenido principal

Main Area

Main

Batero en expansión

Pechi Pagés

Pechi Pagés

Es el baterista del amante proyecto solista de Piti Fernández, cantante de Las Pastillas del Abuelo. Pero Pechi Pagés, además, se reparte en múltiples caminos: Virna Lisi (una banda homenaje a Sumo), Los Crotos (versiones de rock argentino y música latinoamericana) y la que considera “su” banda desde hace más de una década: Locos de Nacimiento.

¿Cómo comenzaste a vincularte con la música y la batería?

De pibe lo que hacía principalmente era jugar al fútbol, aunque en mi casa sonaba todo el tiempo Zeppelin, Purple, John McLaughlin, Pat Metheny. Pero un momento me acerqué a la batería y digamos que mis pasiones se dividieron. Comencé con una RMV y a estudiar con Hernán Martín. Al comienzo fue un hobby pero luego empecé a estudiar con profundidad el instrumento y ya no paré. Más tarde, siempre con un enfoque baterístico, empecé a estudiar armonía, piano, canto, etc. Cuando terminé la secundaria ya directamente me enfoqué de lleno en esto.

¿Cuáles fueron los primeros bateros que te gustaron?

El que me llamó la atención fue Ringo. Me llamaba la atención que tocaba de la manera más económica posible y que era más funcional que ningún otro en lo que pedía la canción. Por ahí escuchabas a Steve Gadd, Dave Weckl, Vinnie Colaiuta o Carter Beauford y todos eran impactantes por cómo tocaban. Pero Ringo me gustó especialmente por lo que no tocaba, con dos o tres cuerpitos resolvía todo. Y eso fue una escuela para mí. Luego descubrí que tipos como Coaliutta o Jack DeJohnette hacían lo mismo que Ringo: tocaban lo que les pedía la música. Y eso es un descubirmiento muy grande porque entendés el rol del baterista en la dinámica grupal.

Una vez que encontrás referencias comienza la búsqueda por el sonido propio...
Siempre querés tocar como alguien y al comienzo no tenés más remedio que copiar diversos estilos. Pero con el tiempo me fui dando cuenta, y creo que a todos los bateros les pasa lo mismo, que lo que rinde es encontrar tu propio sonido y sumar a la canción, donde muchas veces menos es más. Me fui dando cuenta que lo mejor es lograr un estilo propio a la perspectiva que pide el género que estés tocando. Saber utilizar los cuerpos, los volúmenes, etc.

Imagen eliminada.

Imagen eliminada.
Los Crotos.

Imagen eliminada.
La banda solista de Piti Fernández.

Imagen eliminada.
Locos de Nacimiento.

¿En qué espejo te reflejás hoy como baterista?

Hoy en día quiero ser un baterista de canciones, prefiero el plan Samalea antes que ser un batero de rock de esos que se tocan todo y fusionan estilos. Me fui dando cuenta que la producción de la canción es la clave, descubrir cuál de todas las formas es la indicada y adaptar el estilo a esa forma. Algo que Samalea hace perfectamente: puede tocar con aires de folklore, puede tocar rock, grabó Ahí vamos y Cómo conseguir chicas, por ejemplo.

¿Cómo nace el proyecto Virna Lisi de tocar el repertorio de Sumo?

Llego a Virna Lissi por Locos de Nacimiento, que es mi primera banda que armamos con amigos y mi hermano. Locos es nuestra banda de colegio secundario, con la que empezamos a patear el circuito under junto a otros grupos que trasciendieron mucho, como El Bordo o Las Pastillas del Abuelo. Piti de Las Pastillas tuvo como un capricho: juntar diferentes músicos amigos de diferentes bandas y armar con ellos un un proyecto paralelo a nuestras bandas principales. Y así se armó Virna Lisi con integrantes de Las Pastillas, El Kuelgue, Locos o El Atolón. Y teniendo a Sumo como bandera, una banda que tocaba en los ochenta todos los estilos que se escuchan hoy en día: reggae, funk, rock, pop. La síntesis de todo eso es Sumo. Y así arrancamos, juntándonos una vez cada tanto a tratar de versionar a Luca y nos fuimos dando cuenta que no éramos una banda tributo a Sumo sino una banda homenaje a Sumo. Tomábamos acordes y tempos parecidos y empezamos a enganchar los temas y rearmarlos. Empezamos tocando para los amigos en el Club Premier y luego empezaron a contratarnos para hacer cosas más grandes: el Teatro de Flores, Groove, el Malvinas, etc.

Además sos el baterista del proyecto solista de Piti Fernández...

El disco de Piti se llama Conmigo mismo. A mí me convoca Piti en noviembre del 2016 cuando ya tenía la idea de grabar un disco para su familia. O sea, con canciones que hablen de su familia: canciones para la mamá, el papá, sus tíos, sus hermanos y sus sobrinos que también tocan en la banda. Eran trece o catorce canciones con una estrucutra de producción ya definida junto aLuis Volcoff y Guito Daverio, el sonidista de Las Pastillas y productor y bajista de la banda. La idea era un disco folk-pop y con eso en mente comencé a generar las estructuras rítmicas y los sonidos que cuadraran en el estilo desde la batería y las percusiones.

De algún modo también produjiste tus partes para el disco.

Se me convocó para ser baterista y terminé un poco coproduciendo al menos para mi instrumento. El propio Luis Volcoff, que tiene una carrera muy vasta, me decía que estaba sorprendido porque no me había tenido que dar ninguna indicación y que además le resultó extraño que el batero propusiera cosas que terminaron quedando en las estrucutras de las canciones. En fin, me gusta mucho la producción, por eso me involucro en todo lo que pasa. Por ejemplo los principios y los finales de las canciones, detalles con que considero clave para que la canción logre su objetivo.

¿Se va a tocar en vivo el disco de Piti?

Lo vamos a presentar en Rosario, Córdoba, Mendoza y el 25 de noviembre en el Coliseo de Buenos Aires. En el show vamos a tocar el disco y además sumamos al repertorio nueve canciones del rock nacional de los setenta. Mezclamos Miguel Abuelo con Manal y Porsuigieco, por ejemplo. O también “Natural” de Tanguito, “Porque hoy nací” de Manal y “Todas las hojas son del viento” de Pescado Rabioso.

¿Cómo está la actualidad de tu banda Locos de Nacimiento?

Con Locos de Nacimiento ya tenemos cinco discos y soy baterista y productor. Ahora acabamos de publicar Locas relaciones que estamos presentando por todos lados. Otro proyecto es Los Crotos, que tiene un año y medio, donde hacemos canciones mías y versiones del rock nacional de todas las épocas y música Latinoamérica.

¿Dónde estás más cómodo? ¿Cómo batero o productor?

Me gustan las dos cosas pero el camino del productor se construye con el tiempo. Creo que la responsabilidad del productor es saber entender a las personas. Un buen productor no le exige a alguien algo que no puede dar sino que saca lo mejor de cada músico. Me encantaría llegar a ser un productor en esa línea: caer en una banda como oyente objetivo y saber sacar lo mejor de esa banda. Lo importante es seguir aprendiendo.

¿Qué batería estás usando en la actualidad?

Tengo un set, que sirve para el vivo y la grabación, de baterías Sonor. Uso la ProLite alemana de 22, 12, 14, 16. Los parches son Evans que tengo el mismo arreglo que con Sonor a través de los chicos de MJ. Los palos con Promark y escobas Hot Rods que uso mucho con Piti por el ambiente folk del disco. Y en platillos una pareja Istambul, un ride Zildjian, un crash Turkish y otro crash que lo tengo desde que era chico y encontré tirado en una escuela.

2017 Recorplay Música. Todos los derechos reservados.