Pasar al contenido principal

Main Area

Main

Dr. Traska: Claridad de sonido, ante todo

Image

¿Desde siempre escuchaste reggae?
Si, me gustó desde que lo empecé a escuchar y me puse a tocar. Allá por el 87 ya se escuchaba algo de Marley, pero fue con Alpha Blondie que me metí de lleno. Siempre toqué reggae, un estilo que a veces puede volverse monótono, por eso para tocarlo realmente hay que sentirlo. Es un collage de instrumentos y la mezcla de esos instrumentos genera ese ritmo monótono. Hay estándares clásicos, Do y Re son tónicas que prevalecen, y sus combinaciones son las más usadas. Es ese collage de varios instrumentos y repetición de todos esos sonidos distintos, cada uno aplicado en diferentes momentos, que convierten a las bandas de reggae en orquestas de baile.
Siempre hablando del reggae-roots, de los orígenes.

¿Comenzaste a tocar por la batería?
A los 8 años usaba una lata de dulce de batata, que le ataba un plástico para que haga de parche, como bombo. La primera batería real me la prestó el baterista de una banda vecina de mi barrio. Una Pearl bordó. Y así empecé a comprarme por partes y armar mi batería. Me compré un tambor marca Aria de 8’ y el resto de la batería fue una Pearl.

¿Cómo te formaste?
Estudié un tiempo con Martín Pajarola, que fue durante 10 años el baterista de los Decadentes. Pero básicamente toqué siempre de oído, sobre los discos y en aquél entonces tampoco tenía con quien aprender reggae. Más que nada era escuchar, escuchar, escuchar y tocar.

¿Cómo se obtiene el sonido en la batería para tocar reggae?
Parche del bombo bien flojo, casi sin ajustar, para darle esa “gordura”. Tambor con aro macizo, ya que en el estilo se marca el golpe sobre el aro, con el parche de arriba bien estirado. El sonido debe ser seco, sin armónicos, lo más limpio posible. En el caso de los parches, para los tones se usa hidráulico y arenado para el tacho. Platos preferentemente grandes: splash, crash de 18’ o 16’. Bombo y bajo altos en volumen, bien adelante. Un bajo ecualizado bien grave, sin medios, para que no se sienta el cambio de una nota a otra pero si los tonos, debe ser una unidad de sonido, sin sonar como una bola, pero sonando grave.

¿Cómo ves la escena actual del reggae con respecto a los inicios?
El reggae es un género que tomó fuerza en los últimos años, pero al mismo tiempo siempre estuvo presente. Sumo y Los Abuelos de la Nada. Luego aparecieron Los Pericos, La Zimbabwe y Los Cafres, quienes al día de hoy se mantienen tocando reggae-roots. Hoy son cada vez más los chicos jóvenes que se acercan a los recitales a ver bandas de reggae, en todos los festivales hay un día destinado para este género y hay buenas bandas como Riddim o Dread Mar I.

¿Qué cosas hay que tener en cuenta para obtener un sonido propio del reggae a la hora de grabar en un estudio?
Ante todo la claridad del sonido de la batería, que va bien al frente. Cuando vino The Wailers tuvimos la suerte de tocar con ellos y, charlando, nos comentaban diferentes yeites a tener en cuenta para el estudio. Por ejemplo, al grabar, suele pasar que en el micrófono que toma el redoblante, entran los platillos, y eso ensucia el sonido. Entonces ellos grababan por separado la batería, poniendo el clic: primero sólo el hi-hat todo el tema, o sea, todos los canales cerrados e ir tocando el tema por partes. Después el bombo, los platos y así sucesivamente. Esto te permite obtener un sonido bien limpio y definido de cada parte de la batería, y así también poder agregar efectos sobre el tacho. por ejemplo.

¿Cómo está compuesta tu batería en la actualidad?
Uso un bombo de 22’, y le pongo un sensor con el cual ecualizo el bombo como yo quiero, bien gordo y profundo, alto y al frente. Platos crash Zildjian, tambor de 6’, parches RMV, palillos 5B para la mano izquierda que golpea el tacho y un 5A para el hi-hat, para que me sea más liviano.

2018 Recorplay Música. Todos los derechos reservados.