Pasar al contenido principal

Main Area

Main

El arte de tocar solo

El arte de tocar solo

Por German Herlein (*)

Siempre asenté que la mejor forma de conocer una ciudad es caminándola, sin repetir calles. Traslado ese mismo concepto al diapasón de la guitarra, evitando repetir aquello que alguna vez toqué.

Muchas veces los guitarristas se encuentran ante la situación de tener que tocar en vivo en forma solitaria en vivo, donde no es posible frenar ni volver a probar.

No suele ser un trabajo fácil pero con práctica es posible adquirir cierta cancha. ¿Empiezo por la melodía o los acordes? Por ambos, como un pianista, la melodía pide un acorde y el acorde abre la puerta a otra melodía. No hablo de chord- melody, ya que no hay un arreglo sobre un tema específico, la idea es crear algo nuevo e instantáneo en vivo.

He escuchado y en ocasiones compartido con guitarristas en el mundo que suenan naturalmente, con admirable fluidez, prolijos y sin cranear ni esforzar su ejecución: Jeff Linsky, John Pisano, el brasilero Cando Brito, el español David Amaya y el argentino Juan Falú que es uno de mis preferidos.

Improvisar es componer en el momento, pero yo hablo de un desafío más grande y es componer una canción al instante empleando lo que llamo El arte de tocar solo. Creando una forma, contando algo, con matices, dinámica, y todo eso abrazado de fluidez.

Me aburría saber lo que iba a pasar y empecé a componer en vivo, sintiendo esa adrenalina mientras salía algo nuevo.

No debe ser un libertinaje, donde uno abusa de su técnica para sorprender, hacer circo, agregar por simple teoría e irse por las ramas. Sino dejar que la música fluya naturalmente, que la melodía y la intención lideren, sin pensar que va a salir mal porque si no uno pierde. Usar la memoria del momento para recordar esa pasaje de acordes, y sugerir esa melodía que creaste hace 30 segundos atrás. Requiere mucha concentración.

En esa libertad lo ideal no es arriesgar tanto y entender dónde están nuestros límites. Buscar emotividad, ver imágenes, contar un cuento. La música no es simplemente un recuerdo auditivo, sino una síntesis de vista, sonido y sentimiento.

Una forma de empezar es tomando una única tonalidad con sus básicos 7 acordes mezclándolos con melodías con el fin de armar una canción, y hacerlo durante una o varias semanas. Aunque teóricamente lo sepamos, no agregar otros acordes, sino simplemente esos 7. Otra semana otra tonalidad, cada tonalidad sugiere distintos colores.

Después de esas semanas empezar a colorear con acordes fuera de la tonalidad, re-armonizar. Empezar a caminar y después a correr.

Dominar el mango por completo, dejando que los oídos elijan posibilidades en un solo tono durante ese día, y se vayan a dormir con un solo color. Después de probar esto “en vivo” sentirás un antes y un después.

La creatividad es permitirse cometer errores, el arte es saber con cuáles quedarse.

El arte de tocar solo

(*) German Herlein nació en Argentina y actualmente está radicado en Chile. Ha compartido escenario y tocado junto a Manu Katché, Renato Neto, Rick Zunigar, Bucky Barret, Tony Ellis y Jorge Pasquali, entre otros. www.germanguitart. blogspot.cl

2018 Recorplay Música. Todos los derechos reservados.