Pasar al contenido principal

Main Area

Main

Gustavo Santaolalla: Aprender el arte de escuchar

Image

Entrevista: Pablo S. Alonso
Fotos: Gentileza Sony Music / Luis Mojoli

Si hay que pensar una etiqueta para Bajofondo me cierra más como música popular con elementos de tango -sean motivos o timbres- antes que tango electrónico. A vos tampoco te gusta esa definición.
La odiamos, directamente. Nos parece que no refleja lo que es el grupo, sobre todo la música a la que hemos llegado. Cuando empezamos con el primer disco, Tangoclub (2002), era más de laboratorio. Juan Campodónico y yo, sampleando, invitando gente, todo con batería electrónica. Cuando salió, como había otros grupos, no sólo en el país sino en Europa, como el Gotan (Project), Narcotango, entiendo que en ese momento existiera una movida a la cual la industria necesitaba ponerle un nombre y le pusieron tango electrónico. Debido al impacto que tuvo ese disco tuvimos que salir a tocar, y en el proceso de armar una banda, la música cambió, cosas que eran programadas empezaron a ser tocadas, en el momento en que se agregó una batería, se agregó el elemento de tracción a sangre. Para Mar dulce (2007) ya empezamos a ser como una banda pero usando todavía el input de afuera: el concepto original era muy abierto, de colectivo. Hemos tocado muchísimo, tenemos más de diez giras por Europa, tres veces en China y en Corea, en Estados Unidos terminamos nuestra tercer gira grosa. Sabíamos que Presente sería un álbum muy importante, podíamos seguir repitiendo una fórmula o tratar de reflejar lo que nos llevó diez años: encontrar un lenguaje propio. Bajofondo hace música de Bajofondo como -con todo respeto, salvando las distancias- Björk hace música de Björk y -a más distancia- la música de los Beatles no es ni hindú, ni folk, ni clásica, ni vodevil (canta "Martha my dear"), es música de los Beatles.

Imagino que estarán preparando una edición en vinilo, que sería doble...Sí, pero va a ser triple, para que sea bueno el audio...

Presente tiene esa cosa de los álbumes dobles clásicos, que cubren todas las bases.
Parte de la esencia de Bajofondo es experimentar, tratar de sacar del otro lo mejor. Somos ocho, y un noveno que vendría a ser (Alejandro) Terán, que trabaja con toda la parte del la orquesta.

¿Aníbal Kerpel sería el décimo?
Kerpel sería el décimo, sí, porque trabaja con toda la parte sónica, la mezcla. Como lo es Pablo Navarro, porque en vivo el sonidista es muy importante.

Menos es más

Es sabido que uno de tus métodos como productor es, de un grupo grande de canciones, achicar la lista. Al ser vos y Campodónico los productores de Bajofondo no tienen la oreja externa. ¿Cómo hacen?
Y achicamos la lista... Lo interesante es que somos dos, Juan y yo; es el ida y vuelta entre nosotros dos.

¿Terán tiene carta blanca para realizar sus aportes?
En muchas de las composiciones la parte de la orquesta forma parte de la composición, entonces muchos de los arreglos de Ale son transcripciones de los que yo hice, otros son transcripciones más embellecimientos.

¿Vos qué le pasás para que trabaje?
Un MIDI file. Hay canciones que son 100% de él, que no tenían nada, como "Lluvia", pero temas como "Patras" o "Segundos afuera" están escritos. En un tema como "Circular", yo tenía un arreglo, él otro; entonces montamos un nuevo arreglo sobre los dos que ya existían.

"Circular" tiene una parte de piano eléctrico a la "Riders on the storm" (The Doors). ¿Es intencional?
Es intencional, hay muchos quotes en el disco, mucho humor, muchos sonidos, soundbytes, partes de nuestra historia: aeropuerto de Corea, nosotros cantando enfrente del Cavern en Liverpool, invasión de escenario por estudiantes en Grecia, uno de los aplausos que tuvimos en el Obelisco; todo esta ahí.

Imagen

Sampling

Hay un cambio en la manera de utilizar el sampling. En el primer disco es, como decías, más de laboratorio, más cercano al hip hop en cómo está manipulado, como la voz de Goyeneche. Ahora el sampleo es una cita musical en el sentido más clásico.
Correcto, más orgánico.

A la vez, hay citas que no están sampleadas, sino vueltas a tocar. Hay varias de Eduardo Rovira.
Rovira ya estaba en Mar dulce, en "No pregunto cuántos son". Rovira es una de las grandes influencias de Bajofondo, como D'Arienzo con el machaque, que ha sido tan menospreciado por la intelligentsia: es el rey del compás, desde "Pa' bailar" hasta "Pide piso", cierta agresividad y contundencia en el downbeat, es 100 % d'arienziano.

Ahí hay cierto gesto, porque más opuestos D'arienzo y Rovira no pueden ser.
Por eso es imposible describir la música de Bajofondo. Tocamos una mezcla de millones de cosas, después de tantos años tenemos un lenguaje que sale como natural, pero como cuando me pongo a analizar, digo, ¡la puta! escucho "Repechaje"(tararea) que parece Starsky y Hutch, y después sale (tararea) que parece rock progesvio, Mahavishnu, y decís "¿cómo coexisten esas cosas?" No sé cómo, y sin embargo funcionan.

OST

Este disco tiene una cualidad soundtrackera aún más marcada que en los anteriores. ¿Influyó tu trabajo en música de películas?
Creo que sí, pero es una característica que en lo personal siempre tuvo mi música. El primer álbum de Arco Iris (1970), ahí está todo: mis melodías, mis trucos de producción, pasajes instrumentales largos que se relacionan con el scoring. Creo que en Bajofondo es más notorio y en este álbum aún más, sobre todo el uso de la orquesta. Es algo que ayuda a exaltar esa cualidad cinemática que tiene la música. El disco podría ser una película, el primer tema ("Intro") podrían ser los títulos; puede ser un sueño, un viaje, es muy visual.

"Nocturno" tiene algo de los arpegios minimalistas de Philip Glass.
Claro, y después viene en el medio la parte beatlera, georgemartiniana, (tararea cuerdas) eleanorrigbyniana, creo que esa es una de las cosas interesantes de nuestra música.

En "Oigo voces" está Buenos Aires 8...
Brian Wilson... Uno de mis ídolos... Es un dios para mí, adoro sobre todo la época de Pet Sounds, "Good vibrations", "Heroes and villains", el frustrado proyecto de Smile que al final salió es increíble. Y encima tuve el gusto de conocerlo, porque mi hijo va a una escuela a la que van otros hijos de gente conocida. Entonces para beneficio de la escuela armamos una banda que se llamó The Grateful Dads, en vez de Grateful Dead, y éramos Christopher Guest (el guitarrista Nigel Tufnel en Spinal Tap), Stewart Copeland y un servidor. Y nosotros le abrimos a Brian Wilson, porque su hija va a esa misma escuela. Tengo un email de Brian Wilson, ¿entendés? No lo podía creer. Tengo una sensación mezclada, porque me pegó muy fuerte lo que le pasó al mono. Ahora está bárbaro en comparación a cómo estaba, pero está dañadísimo, y a mí me influenció muchísimo de chico; adoro su trabajo vocal, como el trabajo que hacían con las voces los Beatles, los Byrds, Crosby, Stills & Nash. En Soluna trabajábamos a cuatro, cinco voces; y siempre soñé con hacer un tema a capella. ¿Cómo sería un tema a capella con Bajofonodo? Tuve que referirme a Buenos Aires 8, tengo unos vinilos de Buenos Aires 8 haciendo Piazzolla, son mortales, entonces es un quote a lo de ellos.

En ese tema todas las voces son tuyas. ¿Cuántas grabaste?
En el acorde final son como nueve.

Y aparte está cada una doblada ¿no?
Claro, como lo hacía toda esta gente. Eso es parte de la deshinibición que tiene Bajofondo, nadie se esperaba un tema así, pero en el disco queda perfecto.

¿Sabías que "Pena en mi corazón" era el título original del tema de Charly "Yo no quiero volverme tan loco", cuando Serú Girán la tocaba en vivo en un arreglo new wave?
No, pero el germen del tema está compuesto hace 27 años, y lo canto en el mismo registro que lo compuse. Es una canción acerca del misplacement; no sé como traducir esa palabra.

El sentirte en el lugar equivocado.
Claro, tiene que ver mucho con el tema de emigrar, lo viví de esa manera; pero también tiene que ver con el tema de emigrar de los afectos de las personas, cuando te mudás de persona, ¿no? Y al mismo tiempo querés estar pero a la vez no podés estar: "Pena en mi corazón si estoy con vos" y "Pena en mi corazón si no te tengo." Parte de la música de Bajofondo tiene algo que una vez Campodónico definió como "melancolía activa". Trabajamos con una cosa que puede ser nostálgica pero el espíritu siempre es arriba. Después de "Pena en mi corazón" viene "Cuesta arriba", que es un juego con el tango "Cuesta abajo". "Cuesta abajo" es una actitud mucho más tanguera, "Cuesta arriba" es una actitud mucho más rockera, es para arriba; aparte es más trabajosa, pero habla de las vicisitudes de la vida, sigue el tema del drama del hombre, del misplacement. Después viene "Lluvia" que habla de esperar eso que nos va a salvar y a limpiarnos de toda esa mierda que nos da vivir en la ciudad, con todas las preocupaciones. Habrás notado que el disco tiene muchos momentos épicos, que nosotros llamamos "épico-urbano"; el simple héroe urbano, el hombre de familia que sale todos los días a laburar y tiene que tomarse el tren y tiene su épica propia...

El everyman...
Claro, frente a esa jungla de cemento. Después viene "Circular" que es siempre terminar para volver a empezar. Para mí el disco termina con "Así es (Propergol)". "Olvidate" es el bis y la "Outro" es el cierre. No sé si sabés lo que es propergol: es el combustible de las naves espaciales. Esa canción habla de cómo podemos continuar de distintas maneras, de un hijo, de una música, o cómo podemos continuar como raza yéndonos a otro planeta para que ahí crezcan nuestros hijos. Y después de ese viaje viene "Olvidate" que es otra vez volver acá, y volver a la tierra, lo más simple, con la simbología de la cancha.

Imagen

New wave

Cuando grabaste con Elvis Costello en el disco anterior, ¿le hablaste de tus fotos de tu época new wave, lookeado como él en My Aim Is True?
Claro (risas), totalmente. A mí lo más gracioso que me pasó con Costello es que lo conocí en unos Grammys, me lo presentan y el tipo me dice "Man, I love your work", porque conocía la música de las películas, y yo le digo "No, man, I love your work!" Un tipazo. Tardamos un año porque le habíamos mandado el material y nunca le había llegado, y después lo estuvimos a punto de hacer con Dave Gahan (Depeche Mode), con Morrissey, y finalmente conocí al manager de Costello. Nunca les había llegado la música, y a la semana me llama: "Adoro el track, quiero hacerlo". Le di la canción cantada por mí, pero ese cambio de octava que tiene la canción, porque empieza "I dream of..." y después (imita a Costello) "I dream of...", sube una octava, es tan costelliano. No la escribí para Costello, pero es para él. Es como "El mareo", originalmente la hizo (Fernando) Santullo con Campodónico, la escuché y pensé en Cerati. Es bajo el registro, le da una cosa de crooner. Ahí descubrimos cómo hacer una canción pop oscura pero que a la vez te reconforte.

Mencionaste a Morrissey. Me contaron que lo definiste como "una muy mala persona". Hiciste un par de lados B con él. ¿La idea era hacer un disco suyo entero?
La idea era hacer un disco entero, pero es un tipo muy jodido. El estudio fue una experiencia OK, no tan mala. Aparte el manager que tenía no era buena persona, ahora tampoco están juntos. He tenido la suerte de conocer gente muy grosa de la industria de la música, del cine. Este es un bicho.

Hace quince años dijiste que el equivalente a la propuesta beatle en los '80 eran XTC y en los '90 Café Tacuba. ¿Quiénes serían el equivalente 2013?
No sé si hay en este momento. Hay muchas cosas que evocan momentos, como Grizzly Bear, Tame Impala, un Bajofondo (risas), pero tan claro como lo otro, no sé.

Me llama la atención que alguien con tu poder en la industria no haya podido hacer algo con los discos de Arco Iris que están descatalogados.
Igual lo conseguís, hay tipos en Bélgica que lo hacen, yo me acabo de comprar Agitor (Lucens V, 1974) en CD, está sacado de un vinilo dentro de todo más o menos bien. Todas esas cintas están destruidas, hechas mierda, borradas.

¿Pero no hay forma de hacer una edición cuidada, aunque sea sacada de vinilo?
Hemos tenido varios intentos de hacerlo. Lo que sí vamos a reeditar es el álbum rosa de Arco Iris (1970), que era RCA Victor y ahora es Sony. También voy a sacar de nuevo Santaolalla (1982) y GAS (1995), porque eso sí lo puedo hacer. Lo otro estamos con abogados, los estamos buscando.

2017 Recorplay Música. Todos los derechos reservados.