Pasar al contenido principal

Main Area

Main

“No te vayas todavía, Sandro vuelve a cantar”

Sandro

Por: Hernán Rago

Fotos del archivo personal de: Jon Aguilera y Nelson Pombal

El lanzamiento de un tema inédito de Sandro hoy, en el día que cumpliría 75 años, parece otra de esas verdades difíciles de creer en este 2020 lleno de malas noticias y sin embargo lo verdaderamente asombroso e increíble es la génesis y concreción de este proyecto.

Insam

El principio
Todo empezó con dos músicos que se hacen amigos durante una divertida gira de verano en 2007, ambos miembros jóvenes de bandas clásicas de los 70, uno es Nelson Pombal, hoy devenido en un tenaz ingeniero de sonido, arreglista y prestigioso productor musical, el otro Jon Aguilera, un gran músico sesionista que recorrió el mundo tocando con Los Iracundos, Norbert Fimpel (el saxofonista de Joe Cocker), Estelares, entre muchos otros e hijo de Rubén Aguilera, reconocido productor de discos de artistas como María Marta Serra Lima, Armando Manzanero, Paz Martínez, Alejandro Lerner, León Gieco entre otros y en especial de algunos de los mejores discos de Sandro. El última día de esa gira Jon le contó a Nelson quién era su padre, y sobre todo, detalles de la excelente relación que tenían con el Gitano (Jon incluso llegó a vivir en su casa durante más de 4 años).

Años después, Jon en el afán de querer preservar toda la obra de su padre, empezó una ardua tarea de rescate de cintas y casettes que contenían pre producciones y bocetos de los artistas con quienes había trabajado. En ese proceso, encuentra material de Sandro en versiones diferentes o desconocidas, incluso también había equipos que Sandro, siempre generoso, le había regalado a la familia Aguilera: la primera batería electrónica Lynn Drum que llegó al país, un sampler Akai S900, una grabadora Tascam 48 de 8 canales, una consola Yamaha RM804, un controlador midi de 76 teclas Roland MKB-300, todo perteneciente al muy bien equipado Home Studio personal de Roberto, que con los años empezó a salir cada vez menos de su casa en Banfield, y en donde él mismo realizaba sus demos. Jon conserva además, una caja de Dom Perignon donde Sandro guardaba los disquetes 3.5” de sus samplers, porque entraban perfecto.

Fotos Sandro01

El descubrimiento
En ese material que rondaba los 400 casetes, había algunos sin descripción, otros decían "Sandro" y otros incluso estaban firmados y/o sellados por él (Sandro tenía fascinación por el mundo de los templarios y tenía su propio sello con esa temática). Entre todo eso, encontraron un casete TDK SA-C60 que decía entre otros títulos “No te vayas todavía”. Fue un gran momento descubrir que en el contenido se lo escucha a Sandro presentando el tema y arranca una hermosa canción acompañada de piano acústico, bajo tocado con púa, una batería electrónica TR 808, su voz y sus coros, todo tocado, programado y grabado por él mismo, incluso hacía sus propias reducciones y overdubs. Definitivamente es revelador imaginarse a Sandro programando una TR 808, tocando el bajo, algo que hacía muy bien, y auto grabándose. No es la imagen que se recuerda del autor de "Rosa, Rosa".

Sandro 2

 

Sandro 3

En el libro de Pablo Alonso, “La Música de Sandro” de Gourmet Musical, hay mucha información sobre el proceso creativo y el verdadero peso y protagonismo de Sandro en la creación de su obra. Desde tocar piano y guitarras acústicas en muchos temas, hasta definir al detalle como quería los arreglos.

Tras muchas averiguaciones con coleccionistas, biógrafos y un sinfin de expertos en la vida y obra del Gitano, nadie conocía la canción; inclusive Rubén, dueño original del casette, no la recordaba. Teniendo en cuenta que Sandro editó más de 52 discos oficiales, y que en cada país de Latinoamérica muchos de esos lanzamientos podían llegar a tener un tema extra y exclusivo para cada país, es muy difícil conocer en detalle todo su catálogo. Solo encontraron la letra escrita a máquina y con el sello templario del Gitano, en posesión de Darío Suárez, un coleccionista oriundo de Junín, que la había recibido de manos de Rubén. Definitivamente habían encontrado un tema nuevo de Sandro.

Sandro 4

Antes de decidir qué hacer con el tema, tenían que resguardar el material digitalizándolo. De manera casual e increíble, en pleno proceso y sin saberlo, Daniel Marconi, asistente de Aguilera y Roberto, le obsequió a Jon un deck Teac ideal para este trabajo. También restauraron el casette de manera artesanal, le cambiaron la almohadilla, limpiaron los cabezales, los desmagnetizaron e hicieron una digitalización en alta resolución con una placa RME y así empezó el proceso para definir qué hacer con el material. Esto fue hace ya dos largos años.

La primera opción era remasterizar ese primer demo, pero había que solucionar varios temas, drop outs y ruido de cinta, ecualización despareja, etcétera. Además, en la mezcla, la batería estaba muy alta y la voz muy escondida. Pero lo que más los frenaba era saber que Sandro seguramente no hubiese querido dar a conocer un material de baja calidad sonora. También estaba la opinión de Olga, última mujer del Gitano y responsable legal de su legado.

Así y todo Nelson, de manera privada, hizo el mastering del demo y, si bien mejoraba mucho el resultado general, no era algo publicable más que como una rareza para alguna web de fanáticos. Pero eso no le hacía justicia a esta nueva “gran” canción de Sandro.

Ultimo recurso, aislar la voz
Entonces, la única opción posible, era aislar la voz separándola de los demás instrumentos y regrabarlos. Algo que sería muy fácil de hacer si no fuese porque el material era una mezcla monofónica, de la cual no se tiene el multitrack con los canales por separado. Esta tarea sería sencillamente imposible de no ser porque el responsable fue Nelson Pombal, reconocido por ser el co productor y encargado de llevar a buen puerto “Random”, el último gran disco de Charly García, un trabajo con riesgo quirúrgico, donde sólo la templanza y una decisión férrea lograron dejar atrás el caos y la estética Say No more y devolverle a Charly hasta las ganas de volver a tocar.

Nelson también produjo los últimos cinco álbumes de Palito Ortega, un artista de la misma raza, exigencia y estatura estelar de Sandro, con quien además eran amigos. Esa experiencia previa ayudó mucho a entender los mecanismos, sonidos y códigos musicales necesarios para abordar esta delicada tarea.

El proceso para limpiar la voz llevó alrededor de un año y medio de prueba y error, intercalado con la apretada agenda de Nelson (que en los últimos tiempos hizo Cazador Nocturno, el excelente disco de Miguel Ángel Tallarita y Carreras de Aviones de los Súper Ratones, ambos nominados a los Premios Gardel).

El proceso de edición


Hernán Rago: ¿Cómo fue el proceso para limpiar y rescatar la voz de Sandro?

Nelson Pombal: “Primero conseguí toda la librería de la TR808 y probé invertir la fase para anularla por cancelación, pero como la fuente era de un casette, las pequeñas variaciones de velocidad no permitieron que esta técnica funcione, salvo con el bombo, que igual no sirvió para mucho.”

Después, al no tener resultados con la cancelación de fase, investigando llegamos a una nueva tecnología basada en inteligencia artificial desarrollada hace pocos años, que trabaja a través de un espectrograma. Básicamente esta tecnología crea desde el audio una “imagen” o “foto digital” en donde podés modificar cosas y después esa “imagen editada” se vuelve a convertir en sonido, un ejemplo de esta tecnología es el RX7 de Izotope.”

Para eso, primero estuvimos un mes leyendo manuales y estudiando opciones para poder lograr algún resultado decente ya que al principio lograba aislar bastante la voz pero también la deformaba, entonces cuanto más aislación, más deformación. A veces avanzábamos cinco pasos y después retrocedíamos seis. Básicamente hicimos muchas pruebas y usamos varios programas combinando los resultados, utilizando lo mejor de cada uno, una locura total. A eso, agregale ecualizadores y reductores de ruido, sumado a una manipulación digital hasta que por fin logramos una voz limpia y sin deformaciones.”

HR: ¿Hay antecedentes de trabajos similares?

NP: “Puede que sí aunque desconozco. En el caso de Sandro, lo que logramos fue aislar la voz obteniendo una toma que realmente suena como si tuviéramos el track limpio grabado en un estudio profesional. Para esto, además de la limpieza, tuve que hacer algunos procesos analógicos por fuera de la computadora para generar algunos armónicos que se iban perdiendo. Para ese fin usé ciertos equipos como un pre valvular Revox de los 60 y el Finalizer de TC Electronic en donde use el setup “Digital Radiance Generator” que es una maravilla, una especie de Exciter de Aphex, pero mejor.”

Jon Aguilera: “Inclusive en el gran trabajo que hicieron los Beatles para terminar “Free as a Bird” y “Real Love” fue diferente ya que además de que en los demos solo estaban el piano y la voz de Lennon, al grabar el acompañamiento, los demás Beatles sumaban las clásicas armonías vocales y coros, incluso McCartney llegó a doblar la voz entera para reforzar de fondo la voz de Lennon. En el tema de Sandro, primero hay que sacarle todo el acompañamiento y segundo no hay nadie que haga coros o que pueda “ayudar” a reforzar de fondo la voz del Gitano.

HR: ¿Tuvieron dudas de que lo iban a lograr?

NP: “El proceso de limpieza y restauración fue tan largo y agotador que mientras restauraba iba pre armando el acompañamiento musical para la nueva versión y de paso descansaba la cabeza. Según cómo me levantaba cada día, hacía arreglos o editaba la voz. Sí, hubo momentos en los que pensé que no íbamos a poder, pero por suerte se pudo.

Los arreglos y el sonido de Sandro


HR: Una vez que se logró la toma de voz limpia, ¿cómo encararon la parte de los arreglos?

NP: “Los arreglos los hicimos en conjunto con Jon y tuvimos el privilegio de contar con la experimentada ayuda de Rubén, que además es un bajista de primer nivel y tocó el bajo en el tema”.

JA: “Nosotros teníamos súper claro que todo tenía que sonar con calidad y respeto hacia su autor. Había que cuidar a Roberto y teníamos que hacer el trabajo que de alguna manera Sandro le encomendó a mi viejo unos 35 años atrás y vaya a saber por qué no se hizo. La única limitación era tener la toma de voz y gracias a esta nueva tecnología y muchas horas de trabajo, se logró.”

NP: “Nos dimos cuenta que no queríamos caer en la tentación de hacer arreglos modernos para esta canción, ya que nos parecía una falta de respeto, por eso buscamos un tipo de arreglo y sonido que él tenia en sus discos”.

HR: Nelson, ¿Hiciste, como solés hacer, una investigación de la obra de Sandro?
NP: “Desde ya, hice una investigación todavía más grande que la que hice con Charly, con el detalle de que en “Random” el artista estaba para opinar y acá no. Por eso, para hacer los arreglos tuvimos que definir sobre qué época de su carrera íbamos a trabajar. Sandro básicamente tuvo una primera época rocknrolera (al principio con Los de Fuego y luego ya solista), después el primer arreglador fue Oscar Cardozo Ocampo, y enseguida llega su época más exitosa y conocida, pasada la mitad de los 60, con Jorge López Ruiz de arreglador (de ahí salen los hits: Rosa Rosa, Penumbras, Trigal, Porque yo te amo, etc.) con un sonido más delicado (a lo Aznavour). Después a principios de los 70, pasamos a otra época también exitosa, pero con un sonido más agresivo con Jorge Leone de arreglador (Mi amigo el Puma) y para fines de los 70 hubo una época en la que probó diversas opciones (una vez pidió tres arreglos a tres arregladores diferentes, Ricardo Lew, Emilio Valle y Pablo Ziegler: grabó y pagó los tres arreglos para elegir solo uno, que fue el de Ziegler) y desde 1981 y hasta el 92 trabaja con Rubén Aguilera, con un sonido más moderno con sintetizadores y baterías electrónicas que incluso fue algo adelantado para la época.”

Sandro 10

Esto lo definimos escuchando todos los discos, viendo las películas, shows en vivo, todo lo que hubiera disponible para armar un manual del sonido de Sandro, especialmente de los años 80, que es la época donde se grabó el demo y trabajaba con Rubén”.


JA: “En los 80, Roberto intenta actualizar su sonido y empieza a cantar más impostado y no tanto con la voz de pecho. Y eso también se notó en el acompañamiento, con baterías más reverberantes, módulos y sintes. Otro que hizo algo similar en esa época fue Sergio Denis.”

NP: “Curiosamente Sandro, de los temas más conocidos de su carrera, ponele en un Top 20, de los 80 no sé si entra algún tema, y sin embargo en esos años están algunos de los mejores discos de su carrera en términos artísticos y técnicos. Por ejemplo “Volviendo a casa” de 1990, grabado por el genial “Mosquito” Garrido y producido por Rubén Aguilera.”

JA: “También podemos mencionar “Vengo a ocupar mi lugar”, de 1984, una obra maestra que significó un renacimiento en su carrera.”

HR: Impresionante. Entonces ¿A qué época le apuntaron para hacer los arreglos?

NP: “Sin obsesionarnos, le apuntamos a fines de los 60 y principios de los 70, ya que este tema en particular es un folk mid tempo, no es una balada, así que nos fuimos para el lado de “Carolina en mi piel” y otros pocos más que tienen esas características. Una vez que definimos esto empezamos a escuchar mucho esos temas y a definir la instrumentación. Un detalle que mucha gente no sabe es que en los temas de Roberto casi no hay guitarras de 6 cuerdas, que la mayoría son de 12, así que la guitarra rítmica la toqué yo y ese audio ya te hace acordar, por ejemplo, a “Una Muchacha y Una Guitarra.”

Sandro11

La grabación de los instrumentos y los músicos que participaron

 
HR: ¿Qué músicos grabaron en el tema?

JA: “La batería la tocó Sebastián Reinholz, hoy baterista de Los Súper Ratones, que además de ser amigo de los dos, es súper fanático de Sandro y es “orgullosamente” de Valentín Alsina. Y la batería, simbólicamente se grabó ahí en su casa y estudio particular ubicado a 10 cuadras de la casa natal de Roberto. Sebastián que es un experto en este tipo de sonido, tiene instrumentos de la época, y ya había grabado en los álbumes “Rock n Roll” y “Románticos 60” de Palito. Para la sesión usó una batería Gretsch y un redoblante Ludwig Supraphonic. Se grabó en pocos canales y con mucho ambiente. No hay micrófonos en los tones, se grabaron de aire, con un bombo grande con parche cerrado. Sí hay un micrófono en el hi-hat, ya que en los discos de Sandro siempre se escucha muy bien y definido. Todos detalles que hacen a ese audio vintage, además, por supuesto del feeling del baterista.

NP: “Después se nos ocurrió pedirle que toque el bajo a Rubén, que además de un gran productor es un bajista fuera de serie, de los que ya no hay. Le conseguimos un Fender jazz Bass 73. Jon lo operó y reamplificó la línea con un combo Ampeg B15N 1963 Portaflex que no sabés cómo suena. También usamos la línea y la pasamos por un Samsamp. Fue muy bueno contar con Rubén porque en los temas de Roberto hasta el 72 siempre grabó “Mojarra” Fernández, para mí uno de los mejores bajistas de la historia argentina, que tocó y grabó con todos. Y Rubén esta a la altura de ese sonido.

JA: “Después hay un piano Rhodes original, que lo metió Mariano Braun, un monstruo rosarino que tocó con mucha gente, y preferimos un Rhodes antes que piano acústico, porque reforzaba el sonido country que estábamos buscando. Esto lo grabó Mariano en Rosario.”

NP: “Después, para las guitarras eléctricas, si bien Jon y yo las podíamos meter muy fácilmente, preferimos contar con uno de los músicos más importantes que tocaron con Roberto en toda su carrera, Ricardo Lew. Por esta maldita pandemia, Ricardo no podía salir de su casa, pero afortunadamente su hijo es sonidista y lo grabó muy bien. Primero uso una Gretsch 335 con un sonido con más cuerpo, pero le pedimos que también usara una Strato que tiene un sonido tipo “mosquito”, más flaco y finito. Cuando nos llegó la toma, nos morimos de emoción, ya que es el mismo audio, las sutilezas y las mañas que se escuchan en los discos originales. Después, a esa línea que nos mandaron le hicimos un reamp con un amplificador Epiphone Pathinder de 1964, fabricado por Gibson, 100% valvular, y le sumé un phaser que en los 70 se usaban muchísimo, especialmente en la música country. En estos detalles está el sonido real de esa época.”

JA: “Ricardo se súper emocionó, ya no esperaba que tantos años después iba a volver a grabar con Roberto”.

NP: “Y para cerrar el tema, las cuerdas las grabaron Herman Ringer, un gran amigo desde Londres, y Patricia Moon desde Galicia, que además es fanática de Sandro. Lo resolvimos muy bien porque son pocas voces y contrapuntos, no es que se necesitaba una orquesta enorme. Nos contó Jorge Padín, baterista de Sandro durante muchos años, que en su época grababan tres violines primeros, tres segundos y dos violas y dos cellos, así que conceptualmente estábamos bien, ya que no queríamos que suenen grandes las cuerdas. El resultado nos encantó.”

HR: Claramente grabaron cada instrumento ya pensando en el sonido final.

NP: “Totalmente, ese concepto de grabar ya pensado en el sonido definitivo que en los 60 y 70 era ley, lo usamos para todo el tema”.

JA: “Este proceso nos llevó un año y algo más. Algo importante es que no hicimos un demo en midi con la voz y se los mandamos a todos los músicos, si no que fuimos paso a paso y cada cosa que se grababa la sumábamos a lo que teníamos y eso era lo que recibía el siguiente músico. De esa manera cada músico grababa escuchando el feeling de lo que los otros habían tocado y eso hace mucha diferencia en el resultado. Ya que por la pandemia no podíamos juntar a los músicos en un mismo lugar, fue la mejor manera que encontramos de poder compensar esto.”

La mezcla final


HR: ¿Cómo fue el proceso de mezcla?

NP: “El tema lo mezclé en mi estudio y usé una consola americana que se llama ADM estilo API, modular, de sonido picante, con muy buenos transformadores. Son mesas de broadcast que ya no se fabrican más y que conseguí por módulos, los buses y los vúmetros, con lo que terminé armando una consola analógica de 14 canales con ecualizadores con integrados DBX, y sumadores Jensen, así que para mezclar tengo ese “gran” audio característico. Las mezclas las trabajo de una manera híbrida donde uso el protools de reproductor y automatización y hago casi todos los procesos con los eq de la mesa y mucho del outboard que tengo en el estudio. Uso muy pocos plugins. Es un método de trabajo que aprendí con Álvaro Villagra. Me gusta que mis canales para mezclar ya estén grabados con el sonido definitivo, como se hacía antes. Después, tengo una gran cantidad de compresores y ecualizadores de primera calidad. No soy de usar inserts, salgo del protools grabo el proceso y así mezclo. Uso un 30% digital y 70% analógico. El bajo lo pasé por un DBX 160 para darle patada, la batería por un Dyna-mite para expandir el audio y usé el un DBX 161 para el bombo y el Urei 1176 para el redoblante. Para la guitarra de Lew usé un LA4 al estilo de las guitarras country. Usé además una cámara a resorte Acutronics que restauré y que funciona muy bien y multiefecto Boss SE70 japonés de los 90 que tiene para mí las mejores reverbs que hay. Una vez que tengo la mezcla hecha, hago un soft limiter con el Finalizer de TC Electronic que le da una apertura que me encanta. Después eso se lo mando a Daniel Ovie, al que solo le pedí que el tema respire y tenga dinámica sin reventar el audio y que hizo un gran trabajo con el mastering. No hay manera de lograr este sonido tan característico in the box.”


HR: ¿Qué le hiciste a la voz de Sandro en la mezcla?

NP: “La voz primero tenía una muy buena automatización dinámica dentro el protools para evitar que los compresores analógicos que puse no levantaran ruidos o cosas que tanto trabajo nos había costado reducir. Después, usé una compresión light de entre 4 y 6 db con un compre Liverpool de Grove Hill Audio (un clon modificado de 3 válvulas del EMI RS124, el que usaban los Beatles antes del Fairchild), colorea de manera hermosa. Y alguna eq correctiva con el Renaissance de Waves. Y el toque final fue la Reverb a resorte.

Sandro5

El equipo ganador:


HR: ¿Cómo fue trabajar juntos este proyecto?

JA: “La verdad es que, además de ser amigos, armamos un excelente equipo de producción. Los dos nos repartimos el trabajo y complementamos perfectamente, somos escorpianos los dos, sumamos un conjunto de características claves para una labor delicada como esta. Nelson es, además de un excelente músico, un ingeniero de sonido fuera de serie y con una dedicación absoluta. Realmente muy pocos hubiesen logrado este resultado sonoro.”

Sandro 6

NP: “Y Jon, además del tremendo músico que es, fue el que consiguió el material, y como dato de color vivió más de cuatro años con Sandro, lo vio grabar, fue testigo de esa faceta súper desconocida. Por ejemplo, no muchos saben que Sandro tenía en la casa un estudio de grabación 100% profesional y súper equipado (llegó a tener hasta su propio micrófono Neumann U87 impecable que llevaba en una valijita a todas sus grabaciones) y además tenía aparte en su biblioteca, su propio home estudio personal donde se grababa él solo. Jon aporta una parte emocional muy importante porque sabe con qué amor, dedicación y hasta obsesión Roberto hacía las cosas.

Sandro7

Vivir con Sandro


HR: ¿Cómo fue que llegaste a vivir con Sandro?

JA: “En el 2001, con 21 años, decidí venirme de Junín a probar suerte con la música a Buenos Aires. A pocos días de llegar me voy a Banfield a verlo a Roberto por recomendación de mi viejo. Robert (como le digo yo) me vio nacer. Teníamos una gran relación, casi familiar. Pensá que yo tenía cuatro o cinco años y me sentaba en el estudio a verlo grabar cuando lo producía mi viejo, con el que además terminó siendo íntimo amigo. La cosa es que llego y me recibe muy efusivamente y cuando le cuento que me venía a quedar por mi carrera artística me pregunta “¿dónde estás parando?”, le comento que había alquilado una casa y sin dudar me dice, “Jon desde ahora esta es tu casa”. Enseguida me pide que llame a mi viejo y le dice: "Rubén querido, con tu permiso. el padre de Jon en Buenos Aires soy yo." Este fue el comienzo de muchos años junto a Robert compartiendo infinitas noches de charlas, experiencias y momentos únicos. Me llegó a regalar una Fender Stratocaster del 57, que fue mi primer instrumento en serio y que aun conservo como un tesoro.

Sandro8

HR: ¿Cómo fue que tu papá empezó a trabajar con Sandro?

JA: “Fue a principios de los 80, cuando en una sesión de mi viejo con María Marta Serra Lima en CBS, se lo cruzan a Sandro que también estaba grabando ahí y les dice: “Termino y paso a ver qué están haciendo”, a lo que mi viejo le responde: “No, perdóname pero mis sesiones son privadas”. Sandro lo mira y levantando una ceja le dice: “Ah bueno, esta bien”. Esto era porque mi viejo es súper profesional y muy cuidadoso con el clima de las sesiones y cualquier distracción durante una grabación era tiempo valioso que no podían perder. Además, había que decirle que no a Sandro. Lo bueno fue que Roberto entendió perfecto lo que pasó y tiempo después terminaron trabajando juntos y siendo grandes amigos.”

Sandro9

Conclusión

HR: ¿Cómo fue la reacción de la compañía y cómo llegaron a un acuerdo?

NP: “Sony, como todas las discográficas, trabaja sobre seguro. Obviamente ya tengo una relación después de algunos trabajos que hemos hecho y sé que confiaban en que les íbamos a llevar algo muy bueno y así fue, pero hasta que no lo escucharon 100% terminado, no acordamos. Obviamente este es un año muy especial y todo se complicó, por suerte se pudo llegar a un acuerdo y esta canción y nuestro trabajo salieron a la luz.”

JA: “Además apretamos mucho los tiempos para poder tenerlo listo para que coincida con el cumpleaños número 75 de Sandro, es como un regalo de Roberto para sus fans que siempre las tenía en cuenta en sus cumpleaños.”


HR: ¿Qué reacción esperan de la gente cuando escuche el tema?

JA: “Nosotros hicimos una apuesta enorme y en ningún momento bajamos los brazos ni resignamos calidad. Es una responsabilidad enorme, por eso todo lo que se hizo y todos los que participamos lo hicimos con un amor, respeto y compromiso enormes. Además, nos encanta el resultado; es 100% Sandro y su sonido, así que creemos que la gente lo va a recibir bien y se va a emocionar de la misma manera que lo hicimos nosotros.”

HR: Bueno no me queda más que felicitarlos por la patriada y preguntarles si hay alguna sorpresa más de Sandro en el futuro.

JA: “No te vayas todavía… que todo es posible"

Insam

 

Te recomendamos

2019 Recorplay Música. Todos los derechos reservados.