Pasar al contenido principal

Main Area

Main

Lito Epumer: "Si Rodolfo estuviera vivo, diría que siguiéramos para adelante”

Epumer

Entrevista: Luis Mojoli
Fotos: Diego Prol

Veterano de la escena musical argentina y dueño de un estilo y sonido característico, Lito Epumer es sinónimo de prestigio, efectividad y buen gusto: el guitarrista al que llaman las y los grandes a la hora de grabar y tocar. Diverso en lo estilístico, Epumer es capaz de tocar rock, jazz y folclore, con soltura, gracia y personalidad. Dichas cualidades lo llevaron a integrar diversos proyectos musicales desde muy joven: uno de ellos fue Madre Atómica, grupo que formó junto a Pedro Aznar y al Mono Fontana en batería desde 1973 a 1975. Con ese grupo, anclado en el jazz rock - y con nueva formación (Fontana como tecladista, Jota Morelli en batería y Guillermo Vadalá en bajo, en reemplazo de César Franov- volvió al ruedo para grabar en 1986 el único disco, homónimo de la banda.

Insam

Lito, hermano de la recordada María Gabriela Epumer, quien fuera guitarrista de Charly, también integró Señor Zutano, con Pomo Lorenzo y Juan del Barrio, Spinetta Jade, las bandas de Raúl Porchetto, Dino Saluzzi, Rubén Rada y Celeste Carballo. Editó diversos discos como solista y formó Jaguar junto a Dhani Ferrón, Julián Gancberg y Rodolfo García, quien tristemente falleció este año luego de sufrir un ACV. "Rodolfo era un tipo muy positivo, siempre iba para adelante", le dice Epumer a REC OR Play.

Recientemente el músico estuvo grabando algunas canciones junto a Pedro Aznar y, en ese contexto, este medio se acercó a la casa del guitarrista para recorrer pasado, presente y futuro de un músico en constante movimiento que, según confiesa en la nota, no tiene prejuicios con ningún estilo musical. Ya chequeada la afinación y conectados los cables, es hora de escuchar -mejor dicho, leer- lo que tiene para contarnos Lito Epumer, el guardián de la guitarra.

¿Qué actividades estuviste haciendo en este marco de pandemia?
Al principio fue parate total. Me puse a hacer cosas que fui dejando de lado, así que empecé a componer bastante. Nos comunicamos con Pedro Aznar e hicimos un par de temas juntos. Hay otras cosas que voy a grabar en febrero. También estuve dando clases virtuales por Zoom a alumnos del interior y de Chile, Costa Rica, Perú y Estados Unidos.

¿La idea es editar un álbum en conjunto?
No hablamos de eso, sino de hacer algunas canciones. Ya habíamos lanzado el tema “Princesa cristal”, dedicado a mi hermana. Así que bueno, hicimos algunos temas y ahora los voy a grabar con él cantando. Es un disco solista mío.

¿Por dónde están incursionando con Aznar? ¿Por dónde viene el sonido en cuanto a lo estilístico?
No, los temas no tienen un género en particular. A mí me salen canciones, no sé si podría explicarlo.

¿Y por el lado de las líricas?
Hasta ahora hicimos dos temas con Pedro. Uno está dedicado a mi nieto y el otro es para mis viejos. Me encanta que los haga Pedro, porque él conoce toda mi vida. Nos conocemos desde los 14 años, así que nadie mejor que él para narrar en una letra cómo eran mis viejos. Me gusta que él haga la letra.

¿Cómo conociste a Pedro Aznar?
Yo había repetido cuarto año y quise terminar el secundario en el Carlos Pellegrini. Uno de los primeros días, me pongo a hablar con un compañero y me dice: “Yo conozco un pibe, Pedrito, a la vuelta de mi casa en Liniers que toca todos los temas de Zeppelin. Es guitarrista”. Nos conocimos y Pedro era impresionante, tocaba y cantaba muy bien. Medio que fuimos culpables de que se pasara al bajo. Así empezamos.

¿Qué música escuchaban en los 70?
Teníamos muchas influencias de Emerson Lake And Palmer, Yes, King Crimson, Genesis de la época con Peter Gabriel, Premiata Forneria Marconi, Gentle Giant. Eran todas bandas que escuchábamos. Me voló la cabeza toda la música, pero la primera vez que escuché a la Mahavishnu Orchestra me enloquecí. Iba con mi viejo en su camioneta, todavía me acuerdo. Fue un sacudón. Ahí empezó todo mi vínculo con el jazz rock, pero yo estaba en pañales todavía. También me había gustado mucho el trío de Pappo. Cuando lo fui a ver en vivo fue impresionante.

¿Qué década fue para vos más significativa en tu desarrollo como músico?
Diría que los ochenta, porque yo estaba mucho más preparado para tocar. En el 81 fui a Estados Unidos, después volví y estuvimos tocando con Moro-Satragni y grabamos un disco donde participaron Osvaldo Fattoruso, Diego Rapoport, Luis Alberto Spinetta, Charly García y David Lebón, entre otros grandes músicos. Ahí grabé por primera vez con Luis. Ese mismo año también presentamos el disco de Pedro Aznar en Obras con un grupo bárbaro. Después, empecé a tocar con Celeste Carballo. Mucho laburo. Luego Jade.  Para mí, como músico, fueron más productivos los 80´. Yo estaba en otro plano, enfocado en tocar jazz. Además, fueron apareciendo cosas como las que te mencioné: Celeste Carballo, Pedro Aznar, Moro-Satragni. Podía expresarme y me gustaba.

Con Spinetta

Con Spinetta. Ph: Diego Prol

Tocaste en Las Bandas Eternas, ¿qué podés contar de esa gran experiencia junto a Luis Alberto Spinetta?
Fue muy emocionante. Viví ese momento percibiendo la emoción generalizada. Sentí que era parte de algo importante e histórico. Recuerdo que Beto Satragni lloraba de la emoción. Fue muy lindo que Luis Alberto Spinetta pudiera recibir un reconocimiento tan masivo y que toda la gente le devolviera el cariño que recibió a lo largo de su carrera. Luis estaba muy contento y pleno. Y eso que era medio reacio a mirar para atrás. Se vivió algo único, y uno se reencontró con muchos músicos con los cuales compartió momentos únicos. Y encima, el hecho de que me hayan invitado a ser parte de Invisible fue inolvidable para mí.

¿Cómo fue tu evolución como guitarrista en las distintas agrupaciones?
Recuerdo la primera guitarra que tuve, fue una Faim. Y ya para Madre Atómica, mi viejo me pudo comprar una Gibson Les Paul que para mí era una locura. Toqué con esa durante muchos años. Y después, cuando empecé a tocar jazz, me compré una guitarra de caja. Es más, antes de llegar a Jade, estuve viviendo un tiempo en Estados Unidos, tocando y haciendo de todo y me conseguí una Gibson 175 de caja. Con ella tocaba en Jade. No soy de querer acumular guitarras. Es más, ahora vendería algunas y me quedaría con las más preciadas.

¿Cuáles no venderías?
Me quedaría con una que era de mi hermana y tengo una o dos mías viejas. Una de ellas es una Gibson 345 con la que toqué en las Bandas Eternas.

¿Cómo fue la génesis de Sr. Zutano?
Se dio luego de la separación de Invisible. Un día tocan el timbre de mi casa y eran Pomo Lorenzo y Machi Rufino que me venían a buscar para tocar. Yo no lo podía creer. No había hablado nunca con ellos. Los había visto tocar. Machi me contó muchos años después que el que me había recomendado era el productor Jorge Álvarez, a quien tampoco conocía. La música es así. Empezamos a tocar, Machi vuelve a tocar con Luis; seguimos con Pomo y lo llamamos a Juan del Barrio. Eso después terminó siendo el núcleo del primer Jade. Ahí lo conocí a Luis más en persona. Tocamos tres o cuatro veces con Sr.  Zutano y nos vino a ver Luis.

Luis te admiraba.
Siempre fue muy amable conmigo. Compartíamos mucho nuestra visión de la música con Luis, con el Mono Fontana, con César Franov y con Pomo.

Con Jaguar fueron a tocar a Mar del Plata y lamentablemente, un tiempo después, el 4 de mayo de este año falleció Rodolfo García, luego de sufrir un ACV. ¿Tienen la idea de continuar con el grupo?
Por el momento, no lo pensamos. Rodolfo es irremplazable. Era un tipo muy positivo, iba para adelante como loco, rebosaba vitalidad. Una persona muy humilde, un divino, nunca chapeaba con nada. Da bronca cómo murió. Seguramente si él estuviera vivo, diría que siguiéramos para adelante.

Con Rodolfo García

Con Rodolfo García. Ph: Diego Prol

¿Cómo viviste el cumple número 70 de Charly? Hiciste un tema con Celeste Carballo.
Más allá de que nos hemos cruzado y tocado con Charly, me emocionó mucho estar parado en el lugar de mi hermana. Llevé la guitarra de ella y toqué con sus amigos. Fernando Samalea, el Zorrito Von Quintiero, Fernando Kabusacki, mucha gente. Eso me movió. Y obviamente, mi respeto absoluto por Charly: es una institución.  Fue un privilegio estar ahí como invitado. Justo toqué ese tema, “Rezo por vos”, después de muchos años. Lo más lindo fue recordar a mi hermana y vivirlo a través de sus ojos y su espíritu.

Con Madre Atómica sentaron un precedente como banda del estilo progresivo en la Argentina. ¿Se daban cuenta del impacto que tenía la banda en ese entonces?
No sé si éramos tan conscientes de lo que hacíamos, más bien fue algo natural. La banda se formó en 1973. Con el Mono Fontana, quien allí era el baterista, tocábamos con otro bajista, Rubén Darío Alcaraz. Después llegó Aznar, en reemplazo de Alcaraz. Pero en realidad en cuanto al tiempo, la verdad es que con él habremos tocado dos años como mucho y en cuanto a shows fueron pocos. Nosotros no sabíamos si éramos buenos o no. No teníamos mucha idea y nos sumaron como teloneros en el recital de un grupo que se llamaba Om, con Camilo Iezzi, Eduardo Annetta, que luego fue baterista de Memphis La Blusera, y Cristian Stabel-Hansen. Tocamos de teloneros de ellos, con el Mono Fontana en la batería, y la gente se volvió loca. Se corrió la bola y en enero nos presentamos en el Teatro Regio, que tenía una capacidad de 1000 personas. Se llenó, fue genial.

Grabaste un único disco con ese grupo.
Sí, grabamos en 1986, después de que estuve en Jade.

Insam

 

Te recomendamos

2019 Recorplay Música. Todos los derechos reservados.