Pasar al contenido principal

Main Area

Main

Conexión electro académica

Néstor Stazzoni

Entre los últimos días de febrero y los primeros de marzo se desarrolló en el Teatro Colón el festival Únicos, con el concepto de unir artistas de extracción popular con orquestas sinfónica. La propuesta más arriesgada y exitosa (y que levantó más polémica) fue la de juntar al DJ Hernán Cattáneo con una orquesta. Rápido de reflejos Cattáneo se desmarcó de la polémica —made in Napolitano— acerca de si un DJ toca o no dejando en claro que él no es músico y que su rol en el Colón sería el de curador artístico. El desafío no terminaba allí: había que hacer sonar bien esa insólita unión respetando las limitaciones acústicas y físicas que impone el Colón, en donde no se puede abusar de las frecuencias graves características del género. Para garantizar un buen resultado sonoro, se sumó al equipo Néstor Stazzoni, uno de los más experimentados ingenieros de PA argentinos. Unos días después del concierto electrónico en el máximo coliseo argentino, charlamos con Stazzoni.

Entrevista: Hernán Rago

¿Cómo fue el diseño sonoro de este show y cuánto tiempo llevó confeccionarlo?
El tiempo fue muy escaso, ya que además de este show yo estuve a cargo del sonido de todo el festival. Muchas decisiones se fueron tomando sobre la marcha, pero básicamente en pocos ensayos tuvimos que definir los planos, balances y el sonido general.

¿Tuvieron alguna referencia de shows similares?
Oliverio, uno de los tres DJ en vivo del show (además de Cattáneo y Baunder), me paso un par de referencias europeas. Si bien no eran lo mismo me ayudaron bastante, y después me mandaron los audios de los arreglos con instrumentos virtuales. Eso me terminó de mostrar para dónde llevar la cosa.

¿Qué equipamiento usaste y por qué?
El sistema de PA que utilizamos fue el Nexo STM28, de monitoreo usamos D&B, las consolas de sala fueron Avid S6L y en monitores usamos Yamaha CL.

¿Cómo microfoneaste a la orquesta en este show?
Se microfoneó prácticamente cada instrumento, utilizando micrófonos DPA para cuerdas y piano, beyerdynamic y Shure para vientos y percusiones. Inalámbricos Shure y sistemas de in ear de Senheiser.

¿Cómo manejaste en la mezcla la combinación de la orquesta con la parte electrónica?
Se trabajó con una gran combinación de subgrupos y VCAs. Para poder agrupar las partes de la orquesta y tener un control más efectivo sobre la mezcla, se estableció un volumen adecuado. Cuando uno ya lo tiene controlado, la mezcla final la termina haciendo el director Gardelín y su varita mágica.

¿Cómo compensaste la limitación de decibeles del Colón para lograr el feeling de la música electrónica?
Como bien dijo Hernán en muchas notas previas, esto no era una fiesta si no un concierto de música electrónica para escuchar. Por suerte la gente lo entendió y fue increíble cómo hizo silencio durante los temas. Eso permitió manejar un rango de volumen parejo y gracias a la utilización de compresión multibanda para tener empaquetado el resultado y no exagerar el volumen final.

¿Qué desafíos y limitaciones presentaba desde lo técnico hacer este show en el Colón y que diferencia hubo con el show al aire libre?
El principal desafío era empatar un DJ con una orquesta, sin hacer lío ni pasarnos con el volumen, cuidando la extensión de bajas frecuencias en el teatro. La orquesta iba en el foso pero con la mitad de los músicos ubicados delante del sistema de sonido, con el peligro de potenciales acoples. Los tiempos de armado fueron súper escasos: con hasta tres artistas diferentes el mismo día, con muchos cambios, a veces con la orquesta en el foso y al show siguiente había que ubicarla sobre el escenario. Se usó un formato de festival pero en el Colon. El show al aire libre fue exactamente el mismo salvo que los tres DJ armaron sus arreglos de manera más cargada y usaron más efectos. La orquesta tocó sobre el escenario y los límites con las bajas frecuencias y el volumen fueron más generosos.

¿Qué cosas diferentes o significativas tuvo este show?
Tanto los trabajadores del teatro como sus directivos estaban muy asustados por lo que íbamos a hacer ya que era algo inédito. Pero quedaron encantados con el resultado. Fue algo realmente único, tanto que fue el show que más fechas vendió. La otra cosa diferente de este festival fue el tener que hacer tantos cambios de setup para tantos shows en tan poco tiempo. Todos tenían una técnica compleja pero también un equipo técnico y humano de primera y mucho “cráneo” previo de cómo íbamos a armar cada cosa, ubicar monitores y micrófonos, desafíos técnicos que nunca pasaron antes en el Colón. Por ejemplo para los shows de las Elegidas Argentinas y Españolas tuvimos que usar más de 17 inalámbricos con sus respectivos in ears, con la complejidad en radio frecuencias que eso implica.

¿Cuál fue tu rol en el resto del festival?
La productora que armó el ciclo me contrató como responsable del audio. Estuvimos manejando la previa, recibiendo riders y analizando cómo armar todo. Una vez que se definió el proveedor de sonido, nos reunimos con ellos para elegir el sistema a utilizar. Tuve que operar casi todos los shows salvo el de Serrat e Il Divo que trajeron sus operadores. Algunas de las cantantes españolas también vinieron con sus técnicos, pero más como asistentes calificados que las cuidaban y supervisaban que todo estuviera ok. Fue un trabajo muy intenso.

¿Qué opinas del debate sobre abrir el Colon este tipo de shows de músicas de corte más popular y/o amplificada?
Este tipo de shows siempre genera controversias, yo no puedo ser muy objetivo. Hace muchos años que cada tanto trabajo en el Colón y es siempre porque hay algo amplificado. De lo contrario no tendría mucho que hacer. Desde ballet sin orquesta y con cinta abierta, algún cantante de tango, con Mercedes Sosa o con Cerati con su show sinfónico, en todos estos casos siempre se llevó algún tipo de amplificación. Pero lo de hacer show más populares es más una discusión filosófica. Creo que con el show de Cattáneo se salió airoso de esta discusión.

¿Qué nos podes contar de los shows de Wakeman?
Es fascinante ya que es un tipazo, muy educado, muy servicial, súper profesional y se nota que esta más allá de todo. Esta vez vino solo con su director y nada más. Yo ya había trabajado con él en visitas previas donde había traído stage manager, sus teclados y equipos. En esta visita hicimos el Colon, el Rex y el show al aire libre, este último lo operó un colega, Cachi [Juan S. Elortegui]. Trabajamos juntos ya que no hubo prueba de sonido y solo pudimos probar líneas porque fue un día complicado porque poco antes hubo otros shows con diferentes armados. Tomamos parte de las escenas del show de Cattáneo del Colon para hacer el show de Wakeman y ese show sirvió en como pre prueba de sonido para Cattáneo.

2018 Recorplay Música. Todos los derechos reservados.